ADMINISTRACIÓN DE FINCAS EN ZARAGOZA

Centro: 976233075   |   Actur: 976737903   |   Universidad: 976352867   |   Goya: 976223768

Los ERTE y la declaración de la renta: ¿cómo me afecta?

La campaña de la renta de 2020 ya ha comenzado.

Desde el día 7 de abril se pueden presentar los borradores del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas de forma telemática a través de la web y la app de la Agencia Tributaria. Una de las incertidumbres de este año es qué va a ocurrir con los más de 3 millones de preceptores de los ERTE (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) a causa de la pandemia, que en la mayoría de los casos verán cambios en su declaración de la renta respecto al año pasado.

 

¿Tengo que presentar el borrador si he estado o estoy en ERTE?

Hay que tener en cuenta que las personas que han estado o están en ERTE tienen que contabilizar el SEPE como un nuevo pagador en su declaración de la renta. 

De esta forma, para saber si tienes que hacer obligatoriamente la declaración se tienen que seguir las reglas básicas de la Agencia Tributaria. Al tener dos pagadores, si del segundo o sucesivos (es decir, del SEPE) has recibido más de 1.500 euros, los ingresos mínimos brutos para hacer la declaración se reducen de 22.000 a 14.000 euros. 

Entonces, el problema está en que, quien en 2019 tuviera ingresos por valor de 18.000 euros pero solo un pagador, no tenía obligación de presentar la renta. Sin embargo, este año, si ha estado en ERTE, y ha cobrado del Servicio Estatal de Empleo más de 1.500 euros teniendo el mismo sueldo que el año anterior, sí va a estar obligado a presentarla. 

 

Por qué me va a salir a pagar la declaración si he estado en ERTE

Además de lo anterior, hay que tener en cuenta que por regla general el SEPE no ha aplicado ninguna retención por IRPF. Esto es porque muchos de los sueldos no alcanzan el mínimo obligatorio para imponer esa retención.

Por ello, es posible que los trabajadores que hayan estado en situación de ERTE vean en su declaración de la renta que tienen que pagar esa diferencia entre lo que han cobrado y lo que deberían haber cobrado tras retenciones. 

Por tanto, si la renta sale a “ingresar” en la declaración es a causa de los impuestos que se deberían de haber pagado en la situación normal de empleo.

Además, el Gobierno ha publicado en el BOE una orden por la cual se permite el pago fraccionado en seis plazos para las personas que se encuentren en esta situación. Por norma general, el pago se puede fraccionar en dos partes.

Si has estado o estás en ERTE y no sabes con seguridad si tienes que presentar la declaración de la renta en 2020, no te preocupes. La Agencia Tributaria enviará cartas informativas a todos aquellos preceptores de ERTE que no hicieran la declaración el año anterior, poniéndoles en conocimiento de su nueva situación.

Aún así, si necesitas ayuda con tu renta o tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con nuestra asesoría fiscal y te ayudaremos en lo que necesites.